top of page

Just in case | La logística post COVID cambia de tendencia

En los últimos tiempos, la supply chain global ha tenido que superar retos complicados. La pandemia mundial ha sido uno de ellos, pero no el único.


Ante la necesidad de garantizar los suministros en toda circunstancia, por inesperada o difícil que sea, los gestores de las cadenas logísticas revisan sus estrategias. Y empieza a ganar terreno el sistema Just in case.


¿Sabes en qué se basa? Y sobre todo ¿qué puede aportar en tiempos de incertidumbre?



Dos filosofías logísticas distintas: Just in case vs. Just in time


JUST IN TIME


Posiblemente hayas oído hablar de la logística Just in time o JIT, el sistema de producción japonés basado en una cadena de producción en la que todo funcione con un 100% de precisión.


Es decir, que cada parte de la cadena de suministro esté “justo a tiempo” en el lugar preciso y con la cantidad de mercancía exacta.


Para refrescar el concepto de forma resumida, señalar que, JIT es una estrategia desarrollada por la compañía Toyota, que tenía como objetivo eliminar de la cadena todos los procesos improductivos para alcanzar la eficiencia total.


Con un sistema de trabajo JIT, la cadena de producción jamás se detiene. Pero tampoco produce si no hay demanda, es decir, la cantidad se ajusta a lo estrictamente necesario para evitar la generación de stocks.


Esto se consigue coordinando la producción con la entrada de pedidos: según se necesite, se fabrica. ¿Qué aporta entonces el sistema Just in Case?


JUST IN CASE


Se trata de una estrategia basada en disponer de mercancía suficiente para dar respuesta a cualquier incremento en la demanda.


Esto, obviamente, hace crecer las necesidades de almacenamiento, pero a cambio esquiva el riesgo de acumular retrasos en los pedidos, lo que repercutiría directamente en el servicio y la confianza de los clientes.


En el peor de los casos, podría producirse una rotura de stock, con consecuencias muy negativas para la empresa: pérdida de ventas, gastos extra en envíos urgentes, caída de la credibilidad, mala experiencia de usuario… Y, finalmente, pérdida de clientes.


Por todo ello, muchas empresas están empezando a apostar por la estrategia Just in case.


Prefieren disponer de más inventario, aunque suponga aumentar (siempre de forma controlada), los gastos de almacenaje.


Por qué la logística está virando hacia la estrategia Just in case.


La pandemia global tensionó las cadenas de suministro en todo el mundo y puso a prueba su capacidad para mantener el abastecimiento en todos los sectores, especialmente en los de primera necesidad.


En medio de una situación insólita, garantizar que las cadenas de suministro continuasen funcionando con el menor número de incidencias posible fue una prioridad.


Y eso a pesar de los cierres fronterizos, la interrupción del tráfico aéreo, la suspensión de operaciones para priorizar los transportes con material sanitario, el cierre de factorías, etc.


Y aunque la respuesta fue satisfactoria, dada la dimensión de lo sucedido, los gestores de las supply chain han tomado buena nota para ajustar sus estrategias a todas las situaciones posibles.


Las predecibles… pero también las impredecibles, como una pandemia mundial, un desastre natural, un conflicto laboral de envergadura, etc.


Por todas estas razones, entre otras, la logística está virando desde la estrategia Just in time, más ágil pero muy dependiente de factores externos, a la logística Just in case. Podría traducirse como logística “por si acaso”, y mantiene un stock razonable para sostener la cadena de suministro a pesar de los imprevistos.


Suscríbete a Newsroom, nuestro blog



 

Autor: Javier Fernández | CEO Logístikos


26 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page